Noticias de última hora

¿Danilo cumple?

“Dominicanos y dominicanas: Este ha sido un año de promesas cumplidas, de sueños realizados”.
Así inició el presidente Danilo Medina su discurso de rendición de cuentas el pasado 27 de Febrero. En una alocución que se prolongó por una hora y 45 minutos, el mandatario expuso cómo su administración se ha forzado en proyectar a los electores y a la opinión pública de que lo prometido se ha cumplido.
Nadie regatea a la administración del presidente Medina un aspecto fundamental para el desarrollo de los pueblos, como es la eliminación del analfabetismo, pues en una amplia jornada donde se han involucrado distintos sectores nacionales el gobierno tiene un gran terreno ganado.
Las estadísticas del programa “Quisqueya Aprende Contigo” establecen que 508 mil 361 ciudadanos han salido de la oscuridad, mientras 214 mil recibieron sus certificados, de una meta propuesta de 851 mil 396. En esa tarea, el programa ha capacitado 51 mil 992 personas.
Un pueblo educado, es un pueblo que avanza y se desarrolla, pues las naciones que no tienen una fuerza laboral alfabetizada, entrenada y capacitada no pueden dar el salto necesario para avanzar hacia metas superiores.
En su intervención, el Presidente citó, además, la promesa que hizo en la campaña electoral de extender el horario de clases en las escuelas públicas. En ese sentido, el 40 por ciento de los estudiantes de la tanda diurna se incorporó a ese nuevo modelo, de acuerdo a como se refleja en las estadísticas presentadas.
Quienes conocen al presidente Medina saben que es un político pragmático, que toma los proyectos pequeños hasta llevarlos a su culminación. Eso ha hecho con los micros, pequeños y medianos proyectos en los campos. El programa Banca Solidaria es un ejemplo que Medina presentó ante el país como un triunfo de su gestión, como parte de los compromisos cumplidos.
“Durante dos años que han pasado desde su fundación ha prestado más de 6 mil 500 millones de pesos a más de 145,000 pequeños y medianos empresarios, la mayoría mujeres. Y, una vez más, me alegra informarles que la tasa de recuperación de créditos ha sido del 99%. Este financiamiento ha generado 43,616 nuevos empleos en barrios y comunidades con altos índices de pobreza”.
El jefe de Estado explicó cómo mediante ese programa y el que ejecuta la Fundación Banreservas se han otorgado financiamientos a una cantidad importante de dominicanos. De esta última entidad, se han desembolsado 866 millones de pesos, con la intermediación de 26 entidades.
Un programa público que la ciudadanía reconoce como logro de la actual gestión, citado por el mandatario, es el que tiene que ver con la creación del Centro de Atención Integral a la Discapacidad (CAID), que ofreció el pasado año 22 mil consultas a niños de escasos recursos.
Antes de existir este programa, una familia con hijos padeciendo de algún síndrome o discapacidad, estaba obligada a buscar atención privada, cuyos costos no están al alcance de sus presupuestos. Esos centros estarían funcionando en Santo Domingo y otras provincias.
Como un punto luminoso de la ejecutoria de la actual administración, el presidente Medina puso de ejemplo el Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad, 911, que “en las primeras 21 semanas de funcionamiento, el sistema ha atendido 211 mil personas”. Fue un ofrecimiento de campaña que el Presidente también está cumpliendo.
De acuerdo con las encuestas hechas sobre satisfacción de servicio, el 90 por ciento de los ciudadanos aprueba y está conforme con el funcionamiento del 911, reveló Medina.
En el renglón de infraestructura y solución de problemas de décadas, Medina emprendió dos proyectos habitacionales que están diseñados para dar solución a inundaciones en zonas vulnerables, pobladas de familias pobres. Son los casos del proyecto Boca de Cachón, donde 546 familias desalojadas de las orillas del Lago Enriquillo, están viviendo en un espacio confortable construido por el actual gobierno.
“La Nueva Barquita”, otra promesa de Medina, viene a resolver la vida de las familias que viven desde hace años bajo el puente del mismo nombre, cuyas viviendas son inundadas por el desbordamiento del río Ozama.
Como obligación pendiente, el presidente Medina tiene en su agenda la firma del Pacto Eléctrico, para lo cual ha dado señales claras de voluntad, de manera que su palabra empeñada no caerá al vacío. Como dijo el Presidente, “este es un gobierno de promesas cumplidas”. Si hay un perfil que el presidente Danilo Medina se ha empeñado en construir, con el que ha moldeado una percepción ante el país, está ligado al cumplimiento de la palabra empeñada. Se debe asumir que en asuntos de mayor trascendencia como el de los principios, el discípulo de Bosch actuará consecuentemente.
LA REELECCIÓN
Se ha generado un debate a propósito de si el mandatario optará por la reelección o cumplirá con su juramento de no reelegirse. Hay hacedores de opinión pública y advenedizos de la política que pretenden pasar por alto el ofrecimiento del presidente Medina de que “mi gobierno será de cuatro años, y ni un día más”. Para refrescar la memoria de quienes apuestan al olvido, cito las palabras pronunciadas por él decenas de veces en distintos escenarios:
“Nuestro gobierno está enfocado en metas que no pueden ser cumplidas en cuatro años; serán metas de largo plazo, incluso metas que pueden llegar hasta los 20 años según los pactos que podamos hacer, pero yo solo estaré cuatro años en el gobierno”.
Las palabras entrecomilladas fueron algunas de sus expresiones conservadas en videos, pronunciadas en distintos escenarios. Como ha reiterado Medina en su rendición de cuentas, que es un hombre de promesas cumplidas, ¿por qué ciertos colaboradores del jefe de Estado quieren empujarlo a la lista de presidentes del montón como Ulises Heureaux, Pedro Santana, Horacio Vásquez e Hipólito Mejía?
Como hizo Leonel Fernández en 2012, el presidente Medina desoirá las voces de los que quieren empañar su prestigio, que no toman en cuenta que el espacio liberal que se ha ganado el PLD en la historia, no tiene que ver con el inmediatismo y el pasado abominable.