Noticias de última hora

Denuncian, por séptima vez, ante la CIDH normas sobre derecho a nacionalidad RD

Denuncian, por séptima vez, ante la CIDH normas sobre derecho a nacionalidad RDWASHINGTON.-La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) volvió a discutir este viernes, por séptima vez en los últimos años, denuncias por los efectos de la nueva normativa sobre derecho a nacionalidad adoptada por República Dominicana.
Diversas entidades no gubernamentales sostuvieron durante una audiencia pública de la CIDH en Washington que los efectos de la nueva normativa han hecho aumentar de forma exponencial los casos de apatridia, en especial entre niños hijos de extranjeros, y abrió las puertas para deportaciones en masa.
Reprocha den a conflucto “un trato diferente”
En la audiencia, el Gobierno de República Dominicana reprochó ayer a dicha Comisión que dé a su conflicto migratorio con Haití un trato “diferente” del que otorga a otros “similares” en otros países del continente.
“La ley adoptada por República Dominicana en 2013 es insuficiente e ineficaz en el abordaje a la cuestión de la nacionalidad, y por causa de sus efectos se torna necesario reducir los casos de apatridia”, denunció Francisco Quintana, del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL).
Esa ley, dijo Quintana, “divide a los ciudadanos en dos grupos: uno de personas de ascendencia extranjera y nacidos en el país y cuyo nacimiento fue registrado oficialmente, y otro con personas cuyo nacimiento no ha sido registrado, siendo que estos últimos son forzados a declararse extranjeros”.
Acceso a documentos de identidad
En los dos grupos, sin embargo, numerosas personas tienen enormes dificultades para tener acceso a documentos de identidad, y muchos quedan expuestos a la deportación, en su absoluta mayoría hacia Haití.
En el caso de los niños “no se han establecido procedimientos para garantizar su derecho a la nacionalidad”, dijo Quintana.
RD hace cuestionamiento 
El Gobierno de República Dominicana reprochó ayer a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que dé a su conflicto migratorio con Haití un trato “diferente” del que otorga a otros “similares” en otros países del continente.
“La Comisión reitera criterios y posiciones como si la realidad fuera estática y da un trato diferente a este tema cuando se trata de la República Dominicana, comparado con otros países que enfrentan situaciones similares”, afirmó Flavio Darío Espinal, asesor de la misión dominicana en la Organización de Estados Americanos (OEA) y exembajador ante este organismo y la Casa Blanca.
Espinal defendió la postura del Gobierno dominicano en una audiencia pública sobre el derecho a la nacionalidad de las personas de origen haitiano en República Dominicana que la Comisión convocó de oficio en el marco del actual periodo de sesiones.
“Desde 2010, se han celebrado siete audiencias en relación a este tema y a todas hemos venido a presentar los avances legislativos y las acciones prácticas que hemos llevado a cabo para dar respuesta a los desafíos en esta materia, tenemos una actitud de apertura”, defendió Espinal.
Para el asesor dominicano, ese trato “diferente” de la CIDH a este caso “dificulta el diálogo franco y constructivo”. Ante estas afirmaciones, la presidenta de la Comisión, Rose-Marie Belle Antoine, defendió que el organismo “no hace tratos diferentes” y que con esta audiencia simplemente está siendo “coherente” con el trabajo que ha efectuado sobre esta crisis. “Estamos aquí porque tuvimos que responder a una crisis humanitaria, hicimos una visita y seguimos monitoreando la situación”, añadió la comisionada.
El comisionado Felipe González explicó, por su parte, que decidieron convocar esta audiencia de oficio precisamente porque no consideran que la situación sea estática. El pasado 27 de agosto, la CIDH pidió al Gobierno dominicano adoptar todas la medidas necesarias para garantizar el derecho que tienen a residir en el territorio dominicano las personas que tenían derecho a la nacionalidad dominicana.